En el archipiélago de Chiloé

Del lado pacífico de Puerto Montt esta el archipielago de Chiloé, un conjunto de islitas que fueron ricas en su tiempo por la producción de salmón, aunque parece que es industria anda ahora de capa caída.
Nos alquilamos un coche en Puerto Montt y nos fuimos unos días a las islas, a ver que tal.
Aquí hay básicamente tres cosas que hacer: comer curanto, visitar iglesias y palafitos e ir a la reserva natural. Y nosotros muy cumplidores las hicimos todas.

Caminos de Chiloé

Caminos de Chiloé


Primera cosa, el curanto. Llegamos a la hora de comer a las islas así que nos vino al pelo para probar este guiso típico, claro que si lo llego a saber me pido otra cosa, por que como mi inteligente prima Cristina, yo también creo que el marisco esta sobrevalorado.
Pero vayamos al lio… el curanto! Este guiso antiguamente se cocinaba en un hoyo en el suelo, para darle gustillo supongo. Hoy creo que con una olla vas que te matas. Consiste en una mezcla de tierra y mar, esto es: algo de cerdo, unas masas de maíz, chorizo criollo, unas patatas típicas de la isla, almejas y un millón de mejillones más grandes que mi mano (y no estoy de coña, que yo nunca había visto un bicho asi 😮).

Curanto... si, ya ibamos por la mitad cuando nos acordamos de la foto :S

Curanto… si, ya ibamos por la mitad cuando nos acordamos de la foto :S


A Heiko le gustó mucho, a mi los mejillones me dan asquete, así que no hay mucho más que decir.
Por ahí anduvimos visitando el último fuerte español que resistió antes de que perdiéramos Chile y las iglesias chilotas.

Vista desde el fuerte

Vista desde el fuerte


Como ya sabéis yo soy apóstata y no es que me estén entrando dudas, es que estas iglesias son patrimonio de la Unesco y merecen la pena, la verdad. Están todas construidas en madera, algunas de ellas pintadas de colores y con formas peculiares.
Aquí os dejamos unas muestras.

Iglesia de Quinchao

Iglesia de Quinchao

Iglesia de Nercón

Iglesia de Nercón

Interior de la iglesia de Nercón

Interior de la iglesia de Nercón

Iglesia de Tenaun

Iglesia de Tenaun

Iglesia de Castro

Iglesia de Castro


El segundo día llegamos a Castro, la capital, un pueblito curioso de casitas de colores y palafitos, con un par de brazos de mar dándole forma.

Palafitos de Gamboa en Castro

Palafitos de Gamboa en Castro


Con tanto mar una cosa es clara aquí, buen pescado y buen marisco y en el mundo del marisco encontró Heiko su nuevo plato favorito 💕 la paila de mariscos 💕, una sopa picantilla hasta arriba de mariscos en la que solo sabíamos identificar el mejillón y que según él el resto de bichos, fueran lo que fueran, estaban riquísimos. Yo que no como bichos feos me dí al congrio y a la merluza con igual felicidad 😁!

La famosa paila marina

La famosa paila marina

Blanca por el mundo

¿Qué te ha parecido?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s